Metafóricamente, cada ser humano es un árbol, y este libro ofrece las claves para identificar el de cada persona. Con un título que emana de la raigambre con un territorio español concreto, Segovianos árboles es una metáfora continuada para iniciados pero universal en su mensaje, mediante la cual cada quien es susceptible de ser identificado con una determinada especie arbórea.

Hasta un centenar de árboles se ofrecen al lector en el convecimiento de que uno de ellos retratará su personalidad y la de aquellos con los que convive, así como a cualesquiera de las tipologías humanas posibles. No se trata sólo de denominar como árbol a las personas, sino tambien de descubrirlas completamente a través de las características de los árboles que se asemejan.

Más allá de un planteamiento literario, filosófico y religioso extremadamente original, que hay que coger íntegro para su comprensión, ésta es una obra de búsqueda del alma humana. Frente al sentimiento trágico de la vida de Unamuno, el autor contrapone la fe esperanzada en Dios.

Miguel Ángel García Barbero (Aranda de Duero, 1965) es licenciado en Ciencias de la Información y en Geografía e Historia y titulado en Aptitud Pedagógica.